domingo, 20 de enero de 2008

Mimbre

Discontinuas formas de controlar mi cuerpo, sensaciones que realmente desaparecen en segundos y químicos que impiden nuestra naturalidad.
La noche era increíble, las nubes no dejaban de desfilar veloces por momentos rojizas y llenas de formas sobre un cielo de oscurísimo azul que con algunas estrellas decorativas nos mostraba que realmente la relación entre las personas es lo único que puede cambiar al mundo, una sensibilidad creada en el encierro no es mas que ciertos miedos a nuestra realidad y a las personas que viven en ella, lidiar con eso es lo que nos hace personas, lo que nos corona como buenos seres humanos y nos hace comunicarnos, enamorarnos, amarnos, descuidarnos, ayudarnos, encontrarnos, desencontrarnos y simplemente vivir. Poder salir al exterior, vivir objetivamente y con la misma sensibilidad de siempre es nuestra pelea dial, el no poder con ella es darnos por vencidos, lo bueno es que tenemos infinitas posibilidades de ganarle.

6 comentarios:

Birdnette dijo...

de lo mejor que has escrito

el sabado con rosal, la veo a la Ezquiaga y me puedo morir en paz

saludos maxin

almendranascimbene dijo...

lidiar..con esas infinitas oportunidades es lo que nos hace esencia.

Blancanieves dijo...

vos,
sos la armonia que tiene mi alma

paperandpencil dijo...

muy descriptivo, muy real...
puedo hasta sentirme en esa escena...
me gusta me gusta...

abrazo mr maxi

adieu

juan dijo...

de mimbre estabamos el viernes a la mañana, por echesorto

un abrazo maximo

Jools dijo...

y, entre las botellas
y la reunión en
el patio de berlín,
cómo no estar de mimbre :P

un beso maxi,

julia